López Obrador mantendrá la reforma educativa de Peña Nieto si no llega a un acuerdo con los maestros

López Obrador mantendrá la reforma educativa de Peña Nieto si no llega a un acuerdo con los maestros

Se trata de una de las promesas de campaña del presidente de México, que insiste en continuar negociando con el gremio.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, advirtió este lunes que, de no llegar a un acuerdo con el magisterio disidente, cancelará su proyecto de reforma educativa para dejar el modelo implementado por su antecesor, Enrique Peña Nieto, y que tantas críticas atrajo.

Hasta este día, el dictamen que contiene la reforma educativa que impulsa la Administración de López Obrador no ha podido ser discutido ni votado en la Cámara de Diputados de México, tras tres semanas de protestas, y en espera de agotar el diálogo con el magisterio disidente, según anunció la semana pasada el coordinador de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) de los diputados, Mario Delgado.

Durante su tradicional conferencia matutina, el mandatario mexicano dijo que si no se llega a un acuerdo con los maestros para aprobar un nuevo modelo educativo, pedirá que se cancele el proceso por completo junto con todo lo que implique la reforma educativa y el sistema quede exactamente como funcionaba antes.

“Si se llega por el camino del diálogo a un acuerdo, extraordinario, si no, voy a proponer la cancelación, voy a cuidar bien de cómo estaba antes de la mal llamada reforma educativa y voy a dejar las cosas como estaban, es decir, que se quede tal cual”, manifestó.

Asimismo dejó en claro que el secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma, tiene la encomienda de reunirse con los maestros las veces que sean necesarias hasta llegar a un acuerdo por la vía pacífica.

López Obrador aseguró que su único interés es convencer a los maestros de que se trata de un nuevo modelo que no busca afectarlos. “Yo quiero quedar bien, quiero cumplirle al magisterio nacional, voy a cumplir mi palabra y eso es lo que se va a hacer (…) Lo que queremos es que haya orden y no corrupción”.

Sobre las declaraciones que hizo este fin de semana Elba Esther Gordillo, exlideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) que busca regresar a la dirigencia tras ser excarcelada en agosto de 2018, sobre que la reforma educativa que actualmente busca discutirse “es una reformita” y no lo que esperaban los maestros, López Obrador dijo que está en su derecho de manifestarse, pero que él insistirá en abrogar la “mal llamada reforma educativa”.

“No quiero que algunos dirigentes utilicen de excusa que se queden pendientes para sacar provecho, para sacar raja, porque ahí andan viendo si incumplimos, se andan frotando las manos para que puedan decir: son iguales”, manifestó con dedicatoria a la controvertida lideresa magisterial.

¿Cuál es la propuesta?

El documento, cuyo análisis se ha pospuesto en el pleno de la cámara alta, pondría fin a la Ley General del Servicio Profesional Docente, el eje legal de la cuestionada reforma educativa hecha en 2013 durante el Gobierno de Enrique Peña Nieto y que condicionaba la permanencia de los maestros en sus plazas a una evaluación.

El dictamen también destaca que la admisión, promoción y reconocimiento de los profesores se regirán por la Ley Reglamentaria del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros, lo que permitirá garantizar que las plazas magisteriales serán otorgadas por concurso, una de las demandas centrales de la CNTE.

Sin embargo, los partidos de oposición criticaron que con la redacción actual del dictamen se garantice que 50 % de las plazas magisteriales se otorguen al sindicato de maestros y no se concursen, como marca la propia reforma.

El texto aprobado también establece que hasta que el Congreso de la Unión expida la ley en materia del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros, queda suspendida cualquier evaluación.

Con este dictamen, se eliminaría al primer órgano autónomo en la educación, el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) y, en su lugar, se crea el Sistema Nacional de Mejora Continua de la Educación, que mantiene autonomía técnica, operativa, presupuestaria y de gestión.

La promesa de López Obrador
Desde el inicio de su mandato, el presidente López Obrador se comprometió a echar abajo la reforma educativa, situación que había cumplido al retirar la ley que posibilitaba el despido de los docentes, en caso de no pasar una evaluación realizada por el Estado.