Científica mexicana desarrollò ‘nanopartícula’ que elimina virus, bacterias y hongos

Es mucho más efectivo que el gel antibacterial y puede eliminar virus como el ébola; fue creada por una mexicana y ya está a la venta

Científica mexicana desarrollò 'nanopartícula' que elimina virus, bacterias y hongos

Compartir es demostrar interés

De nada sirve ponerse gel antibacterial si lo que estás combatiendo son los virus, por eso los contagios de H1N1 seguían en México durante la epidemia de 2009, a pesar del uso generalizado de jabones, cremas y geles contra las bacterias.

Hasta hace poco no existía en ninguna parte del mundo algún otro desinfectante que sirviera para tal tarea.

Eso ha cambiado gracias a la científica Gabriela León Gutierrez, directora general de la empresa  Gresmex, la cual se dedica a fabricar productos antisépticos capaces de acabar no sólo con las bacterias y microbacterias (como la de la tuberculosis), sino también con los virus, hongos, esporas y tripanosomas, dañinos para nuestra salud.

El secreto es una nanobiomolécula que diseñó y desarrolló durante más de ocho años.

La nanopartícula, nombrada NBELYAX, entra a la célula patógena y la destruye desde su interior 

No es posible matar a los virus, debido a que no son organismos vivos. Lo único que puede hacerse es inactivarlos de manera que no puedan replicarse y seguir enfermándonos, pero ya que su mecanismo de infección es distinto al de una bacteria, los productos desinfectantes comunes no son capaces de protegernos de ellos.

“Nuestra nanopartícula NBELYAX se aplica sobre superficies inertes, como acero inoxidable, vidrio, plástico, mármol y otros. Ahí identifica a los patógenos y actúa como una molécula troyana, entrando al virus o bacteria y liberando los extractos que diseñamos para atacar al material genético desde adentro y destruirlo”, explica.

Esta nanopartícula también puede aplicarse sobre la piel e incluso las mucosas del cuerpo, ya que es completamente inofensiva para el ser humano, pues no contiene tóxicos ni químicos cancerígenos.

“No le hace nada a las células sanas de nuestro organismo o del entorno. Todo lo que existe hoy en el mercado de antisépticos y desinfectantes, como el cloro, mata lo bueno y lo malo, justo como las quimioterapias” dice la ingeniera.

Gracias a esto, Gresmex pudo agregar esta tecnología a toda una gama de productos de cuidado personal, antisépticos y desinfectantes, que van desde limpiadores de superficies, geles, cremas, jabones y pasta de dientes, e incluso productos para limpiar material quirúrgico.

Entre 44 mil y 70 mil muertes por infecciones intrahospitalarias podrían ser prevenidas con el uso de esta nanopartícula

Uno de los problemas más comunes que la empresa Gresmex busca resolver con su desarrollo es el de las infecciones intrahospitalarias; es decir, cuando los pacientes que ingresan en una institución de salud se contagian de virus y bacterias que no llevaban al inicio.

Las infecciones intrahospitalarias (IIH) constituyen hoy en día un importante problema de salud pública

De hecho las cifras en México son alarmantes: hay más decesos por infecciones intra-hospitalarias (entre 44 mil y 70 mil) que homicidios (23 mil) y muertes por accidentes automovilísticos (15 mil) juntos, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Instituto Nacional de Estadística y geografía (INEGI) y la Asociación Mexicana de Bioseguridad (Amexbio). Esto le cuesta a la sector salud alrededor de 35 mil millones de pesos anualmente.

“Nosotros ofrecemos  crear espacios bioseguros donde el paciente tenga un entorno sin virus, bacterias, hongos o esporas que les generen infecciones que no tengan que ver con la enfermedad por la cual ingresaron al hospital” precisa.

Las pandemias también podrían ser controladas usando estos desinfectantes y antisépticos para evitar nuevos contagios 

Cuando ocurrió la emergencia de Ébola en África durante el 2014, la ingeniera León y su equipo decidieron ayudar de la única manera que podían: donando toneladas de sus productos desinfectantes para ayudar a contener la pandemia que se propagó por Liberia y sus vecinos.

Pero no era tan fácil, primero debían probar que su nanopartícula la inactivaba el agresivo y mortal virus del Ébola.

“En México no existe la cepa, así que hicimos pruebas con otros virus que se le parecían en distintos aspectos, como el rotavirus. Con este comparativo, pudimos accionar la donación”, explica.

Además, León se alió con FedEx y la organización Direct Relief para tener una manera de llevar y repartir miles de productos en Liberia.

“Tratamos de ponernos en los zapatos de estas personas que están en una situación grave. Como humanos, tenemos la responsabilidad de hacerlo y de ayudar en la medida que sea”, señala la científica.

La aceleradora de la Organización de las Naciones Unidas reconoció a la empresa de Gabriela León como una de las 100 que pueden salvar a la humanidad, por sus enorme potencial como una herramienta para detener pandemias y luchar contra las enfermedades más peligrosas, como el Ébola.

También a recibido la distinción de ser una “innovación disruptiva” por el Foro Económico Mundial.

Actualmente venden sus productos en paraguay, Perú y Costa rica.

Están en proceso de registro para ser aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos y por los aparatos regulatorios de la Unión Europea.

En México, pueden adquirirse en la página web de Éviter; los precios van desde los $89 pesos, el más básico que es la Crema, Sanitizante y Jabón antiséptico; la Pasta  dental $165  y el Sanitizante de alto nivel de 4L $3,999 pesos.