Científicos descubren el eslabón perdido que permitió la vida en la Tierra

Científicos descubren el eslabón perdido que permitió la vida en la Tierra
Imagen/ES Interesante

Hace unos mil millones de años, la Tierra estaba cubierta por un lodo acuoso rico en moléculas primordiales, gases y minerales. Entonces, de algún modo, de ese caldo químico surgieron los primeros componentes fundamentales como las proteínas, azúcares y aminoácidos, que en los próximos otros mil millones de años se combinarían para formar las primeras formas de vida en el planeta.

Para comprobar esta teoría, un grupo de científicos han decidido descifrar esas primeras condiciones químicas y ambientales que dieron origen a la vida tal como la conocemos, informa ‘Live Science’.

Según la revista Nature Chemistry, un equipo del Instituto de Investigación Scripps, identifico una enzima única y primitiva que podría haber reaccionado con los primeros catalizadores de la Tierra para producir algunos de los precursores clave de la vida.

Ramanarayanan Krishnamurthy, profesor de química en Scripps y autor principal del estudio, ha estado experimentando por varios años con una enzima sintética llamada diamidophosphate (DAP), la cual demuestra que impulsa un proceso químico llamado fosforilación. Sin la fosforilación, la vida simplemente no existiría.

Las enzimas que desencadenan la fosforilación se llaman quinasas. Mediante la fosforilación, envían señales a las células para que se dividan y así formar más proteína; para indicarles también a las cadenas de ADN que se separen, o simplemente se forme ARN.

“Si nos fijamos en la vida de hoy, y cómo fue probablemente hace al menos tres mil millones de años, se basó en una gran cantidad de química de fosforilación”, dijo el químico Krishnamurthy.

Para probar esta teoría, Krishnamurthy y sus colegas simularon las condiciones tempranas de la Tierra en el laboratorio, utilizando tanto una base de agua como una pasta fangosa ajustada a niveles de pH variables. Combinaron DAP con diferentes concentraciones de magnesio, zinc y un compuesto llamado imidazol que actúa como catalizador para acelerar las reacciones.

De esta manera, el equipo demostró que DAP tiene la capacidad de fosforilar los cuatro bloques de nucleósido del ARN, los filamentos cortos tipo ARN, ácidos grasos, lípidos y cadenas de péptidos.

Sin embargo, el experto indico que DAP no es del todo el ‘polvo de los duendes’ que transforma la materia aleatoria en vida, pues no existen pruebas de que haya existido hace mil millones de años. Fue creado en laboratorio como una alternativa de resolver uno de los desafíos fundamentales para la fosforilación en condiciones húmedas y tempranas de la Tierra.

De lo que, si están seguros, es que los productos químicos simples en las condiciones adecuadas pudieron dar lugar a una mayor química, pero no aseguran que la vida se haya formado de esa manera en la Tierra.