Descubren las estrategias de las células cancerígenas para evitar ser derrotadas

Descubren las estrategias de las células cancerígenas para evitar ser derrotadas

Algunas células están programadas desde el inicio para la recidiva del cáncer, avisan científicos suecos.

Científicos de la Universidad de Lund (Suecia) han realizado un estudio en el que se exponen las principales estrategias de las células cancerosas para sortear con éxito los tratamientos, informa Medical Xpress.

Los investigadores estudiaron genomas de células cancerosas en más de 50 niños con tumor de Wilms, neuroblastoma y rabdomiosarcoma. Ello les permitió rastrear los tipos de mutaciones de las células cancerosas y las cuatro principales estrategias de supervivencia de las mismas: tolerancia, coexistencia, competencia y caos.

“Las estrategias son fundamentales, ya que nos dan una idea sobre la capacidad de evolución que tiene un tumor en el momento del descubrimiento. Los pacientes con las dos primeras opciones tienen, por lo general, pronósticos positivos, mientras que las dos últimas estrategias están asociadas con el riesgo de recidiva”, afirmó el profesor Gisselsson Nord, quien dirigió el estudio.

Si competencia y caos existen en el tumor al inicio de la enfermedad, el riesgo de recidiva es superior al 50 %, recoge el trabajo.

“Estas dos estrategias se encontraron cuando analizamos tumores que reincidían. Parece que algunas células cancerosas están programadas desde el inicio para recidivar por si solas. Los tumores que reincidían a menudo tenían genomas radicalmente alterados en comparación con el tumor inicial del paciente”, señaló Nord.

Asimismo, el experto recordó que el tumor principal no debe considerarse representativo a la hora de seleccionar un tratamiento específico en caso de recidiva, porque el genoma del tumor cambia normalmente con el tiempo.

Ahora los científicos están analizando las estrategias que adoptan las células cancerosas en las primeras etapas del desarrollo de los tumores para, en primer lugar, estudiar cómo los tejidos del paciente influyen en el desarrollo de las células, y, en segundo lugar, evitar la posible recidiva de la enfermedad.