El consumo de café durante el embarazo aumenta el riesgo de sobrepeso en los niños

El consumo de café durante el embarazo aumenta el riesgo de sobrepeso en los niños

Los niños nacidos de madres que consumieron cafeína durante el embarazo tienen un mayor riesgo de tener sobrepeso en edad preescolar y escolar.

Incluso el consumo moderado de café durante el embarazo ―de una a dos tazas por día― podría conducir al riesgo de obesidad en los niños de edad escolar, según un nuevo estudio publicado en la revista British Medical Journal. Aunque no se ha demostrado claramente si la cafeína es la causa directa del sobrepeso, la relación, por sí sola, ha provocado que los investigadores fomenten una mayor precaución.

Los investigadores de la Universidad de Gotemburgo (Suecia), en colaboración con el Instituto Noruego de Salud Pública, analizaron datos de 50.943 mujeres embarazadas. Los resultados mostraron que los niños nacidos de madres que consumieron cafeína durante el embarazo tenían un mayor riesgo de tener sobrepeso en edad preescolar y escolar.

A los cinco años, el número de niños con sobrepeso u obesidad fue 5 % mayor en el grupo cuyas madres tuvieron un nivel de consumo de cafeína más alto, en comparación con aquellos cuyas madres tenían un menor consumo de cafeína.

¿Tomar o no café durante el embarazo?

Según la Agencia Nacional de Alimentos de Suecia, las mujeres embarazadas no deben consumir más de 300 miligramos de cafeína por día, lo que equivale a tres tazas de café o seis tazas de té negro. Sin embargo, incluso aquellas mujeres que consumieron cafeína dentro de las cantidades prescritas durante el embarazo corrieron más riesgo de tener niños con sobrepeso u obesidad.

La obesidad en la infancia también se ha relacionado anteriormente con un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo 2. Por otro lado, una revisión de la investigación realizada por el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos sugirió que las mujeres embarazadas pueden consumir una taza de café por día de forma segura, ya que no aumentará el riesgo de aborto espontáneo o prematuro, recoge el portal EurekAlert!

Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud afirma claramente en su sitio web: “Para mujeres embarazadas con una ingesta elevada de cafeína diaria (más de 300 miligramos por día), se recomienda disminuir la ingesta diaria durante el embarazo para reducir el riesgo de pérdida del embarazo y bajo peso en los neonatos”.

Embarazadas que comen huevo regularmente tienen bebés con IQ más alto

Las mujeres embarazadas que comen hasta nueve huevos al día tienen bebés con coeficientes intelectuales más altos, sugiere una nueva investigación.

Los huevos contienen grandes cantidades de colina, sustancia que estimula la memoria de los bebés y su capacidad para procesar información.

Aunque anteriores recomendaciones aconsejaban 480 mg de este nutriente al día en las mujeres embarazadas, el estudio sugiere casi el doble de esa cantidad para obtener resultados óptimos.

¿Mala reputación?

De acuerdo con este estudio, publicado por expertos de la Universidad de Cornell (ubicada en el estado de Nueva York, EE.UU.), muchas mujeres embarazadas ni siquiera consumen la ingesta recomendada de colina, lo cual puede deberse a la mala reputación de los huevos, a los que se acusa de causar altos niveles de colesterol.

Según los investigadores, una yema de huevo contiene en promedio 115 mg de colina. Este nutriente también puede encontrarse en carnes rojas, de pescado y de aves de corral, así como en legumbres y nueces.

Los expertos de la Universidad de Cornell analizaron a 26 mujeres a partir de su tercer trimestre de embarazo. Los bebés que tuvieron fueron evaluados en cuanto a su velocidad de procesamiento de información y su capacidad de memoria a los cuatro, siete, diez y trece meses de edad.

Tiempos de reacción más rápidos

Los resultados revelaron que los bebés cuyas madres consumieron diariamente 930 mg de colina durante la etapa final de su embarazo tuvieron tiempos de reacción significativamente más rápidos.

Aún más rápido procesan los bebés la información si sus madres consumen alrededor del doble de la ingesta recomendada de colina cada día del tercer trimestre. El IQ de una persona, se señala en el informe de la investigación, está parcialmente determinado por su memoria.

Marie Caudill, autora del estudio, dijo: “En los modelos animales que usan roedores, existe un amplio acuerdo en que complementar la dieta materna con cantidades adicionales de este único nutriente tiene beneficios para toda la vida en la función cognitiva de la descendencia. Nuestro estudio proporciona evidencia de que un resultado similar se produce humanos”.