Ingenieros logran conectar un cerebro humano a internet

Ingenieros logran conectar un cerebro humano a internet

Un equipo de ingenieros biomédicos de la Universidad de Witwatersrandn en Johannesburgo (Sudáfrica) ha logrado conectar un cerebro humano a Internet en tiempo real, informa ‘Muy interesante’.

El proyecto es conocido como ‘Brainternet’ y en esencia este sistema trata de que una persona pueda comprender su propio cerebro y el de los demás a través de la supervisión continua de la actividad cerebral, “así como permitir una cierta interactividad”, explica Adam Pantanowitz, líder del proyecto.

La prueba se ha adelantado a iniciativas como la de Elon Musk llamada “Neural Lace de Neuralink“, la cual se enfoca en la transmisión de señales entre el cerebro humano y las computadoras. O el proyecto “Kernel” que aspira a ‘hackear’ el cerebro humano gracias a un implante cerebral que podría ayudar a pacientes de enfermedades neurológicas como el párkinson y el alzhéimer.

Para lograr la conexión del cerebro a la red, lo que básicamente hicieron fue convertir el cerebro en un nodo de Internet de las Cosas en la World Wide Web. y así transmitir ondas cerebrales a internet, por primera vez en la historia.

[irp posts=”2503″ name=”La compañía de Elon Musk que se enfocará en unir el cerebro humano a las computadoras”]

¿Cómo lo han conseguido?. Usando un encefalograma y un austero ordenador Raspberry Pi. En primer lugar se registró la actividad bioeléctrica cerebral de un individuo mediante un electroencefalograma (EEG), a través del casco Emotiv EEG. Luego, se transmitió esa actividad a un ordenador y el ordenador lo replicó en un programa informático que se ejecuta en una web abierta.

En todo momento el equipo y el propio individuo pudieron reconocer lo que sucedía en su cabeza. Observaron en tiempo real la actividad eléctrica del cerebro.

Comenta Adam, líder del equipo que Brainternet puede mejorarse a tal grado que se pueda clasificar las grabaciones de la actividad cerebral mediante una aplicación de smartphone y esta proporcione datos para un algoritmo de aprendizaje automático. Se busca algún día la capacidad de poder transferir información del cerebro hacia internet y de internet al cerebro como si de una computadora conectada a la red se tratara.

El mayor obstáculo al que se enfrentan los expertos es el límite del lenguaje binario de los ordenadores, basado en largas filas de unos y ceros, de cara a representar la actividad cerebral humana, que es bastante más compleja y dinámica que la representada en un ordenador. Por ello, habrá que reducir la actividad cerebral a lenguaje binario o emplear otro tipo de máquinas como un ordenador cuántico, que desafortunadamente no tenemos.