PEM: Crean nueva técnica de mamografía que permite identificar el cáncer en 3D

Para lograrlo, se inyecta en el brazo del paciente una sustancia que viaja por el torrente sanguíneo y permite hacer un escaneo de mamas para identificar anomalías

PEM: Crean nueva técnica de mamografía que permite identificar el cáncer en 3D

Compartir es demostrar interés

Tuvieron que pasar poco más de 100 años para que los tumores mamarios, que comenzaron a estudiarse en 1913 con la técnica de radiología, pudieran ser localizados con técnicas menos dolorosas.

Hoy, existe la Mamografía por Emisión de Positrones (PEM por sus siglas en inglés), la cual es una de las más novedosas y ya se realiza en México.

La medicina ha logrado avances para desarrollar procedimientos que ayuden a la detección temprana de varios tipos de cáncer, entre ellos el de mama.

Con el PEM ya no es necesario comprimir los senos. Para identificar cualquier anomalía, el especialista inyecta en el brazo de la paciente una sustancia que nos es dañina, llamada marcador FDG (fluorodesoxiglucosa) parecido a la glucosa y ayuda a que ambas mamas tomen un color fluorescente para que el tejido pueda observarse bien con el estudio.

La novedosa técnica conocida como mamografía por emisión de positrones (PEM) puede identificar lesiones de hasta 1.5 milímetros, similar a una cabeza de alfiler 

A través de un escaneo, similar a una tomografía, se pueden generar imágenes de alta resolución que proporcionan detalles del interior de los senos. Y es posible identificar lesiones de hasta 1.5 milímetros, es decir, del tamaño de una cabeza de alfiler.

En México, el PEM lo realizan en el Instituto Nacional de Cancerología y C.T. Scanner del Sur.

“La prueba del PEM es una alternativa a la mastografía convencional, es un estudio de medicina nuclear en la que se emplea una sustancia radioactiva en la vena como un medio de contraste; no se comprime la mama, y como resultado se obtienen imágenes similares a las de una mamografía convencional. En el estudio, se emplean rayos gamma (en las tradicionales se usan rayos x) y sirve para visualizar si en el seno hay una o más lesiones; además de revisar el estado de la axila, ( donde están los ganglios que pueden desarrollar cáncer), después de hacer un diagnostico de sospecha; se realiza a quienes requieren planear una cirugía” explica Mari Carmen Lara, del grupo C.T. Scanner.

Con una imagen de 3D se puede apreciar el tamaño, forma, localización y agresividad del tumor 

El estudio detecta la acumulación del radiofármaco emisor de positrones y así es posible obtener una imagen tridimensional en el la que se aprecia el tamaño, forma, localización y agresividad del tumor.

De acuerdo con el especialista Héctor Alva Sánchez, del Instituto de Física de la UNAM, el PEM proporciona información para caracterizar la lesión y detectar las células que son malignas pero no visibles. Esta tecnología está recomendada para mujeres que tienen antecedentes de cáncer de mama, senos densos o pequeños ya que detecta lesiones milimétricas y permite ofrecer un tratamiento incluso antes de que la paciente siente la clásica bolita.

Además de que es confiable y seguro, el PEM tiene otras ventajas. Una de ellas es que los equipos con los cuales se realiza son compactos y móviles, pueden integrarse a los laboratorios y no es necesario que exista un blindaje especial en  las salas ni colocarlos en aislamiento.

Además, no afecta el estado hormonal de la mujer, ni la densidad del tejido o el uso de prótesis. Asimismo, se puede realizar a partir de los 28 años y no de los 40 como lo requiere la mastografía convencional.

Los especialistas explican que a mediano plazo este sistema evaluará en vivo las células tumorales de la persona, a fin de proporcionar un tratamiento personalizado.