¿Por qué los huracanes no afectan a toda Suramérica?

¿Por qué los huracanes no afectan a toda Suramérica?

Frente a las impresionantes escenas del paso del devastador huracán Florence por EE.UU., los habitantes del sur del continente se hacen una pregunta: ¿Es posible que llegue hasta aquí?

La respuesta está en la temperatura del océano, que es más fría en el Atlántico Sur, lo que imposibilita que ocurran huracanes, aunque esto no signifique que no se desarrollen tormentas tropicales.

Los huracanes, o ciclones tropicales, se forman con agua a temperaturas superiores a los 27° centígrados, indica el meteorólogo Víctor Dal, del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología, en Venezuela.

La energía que toman estos sistemas proviene de la condensación de aire caliente y húmedo para subir a la superficie. En su ascenso hacia zonas más altas de la atmósfera, se genera un vacío o “zona de bajas presiones”.

Sin embargo, el entrevistado recuerda un caso excepcional: el Huracán Catarina, en 2004, que llegó hasta el Atlántico Sur, específicamente hasta las cercanías de una costa con su mismo nombre, Santa Catarina, en el sur de Brasil.

De África a América

La trayectoria de las tormentas se inicia en las costas africanas, bordea todo el Atlántico y llega a la Costa Este de EE.UU., el Golfo de México y el mar Caribe, explica Dal.

Así, estos sistemas de ondas tropicales, que viajan de este a oeste, llegan a la cuenca del océano Atlántico, “que es bastante amplia”. Cada año, la temporada de huracanes comprende desde el 1 de junio hasta el 30 de noviembre en esta zona.

El desarrollo de los ciclones depende de condiciones como la temperatura de la superficie del océano, la humedad en la troposfera o perturbaciones atmosféricas como rotación de fluidos y vientos, entre otras. “La atmósfera es muy dinámica”, recuerda el especialista.

¿Por qué ocurren?

Si un sistema de onda tropical pasa a una depresión (zona donde la presión atmosférica es más baja que la del aire que la rodea) y adquiere las condiciones relacionadas con temperatura, humedad y vientos, se convierte en una tormenta tropical o un huracán.

Si estos fenómenos consiguen temperaturas mayores, con presión mínima disminuida y vientos acelerados, se fortalecen.

Una vez que los ciclones tropicales llegan a tierra comienzan a debilitarse, porque su fuente de alimentación es el vapor del agua, explica el meteorólogo.

Colombia y Venezuela

Si bien Colombia y Venezuela forman parte de Suramérica, están en la zona norte del hemisferio. Venezuela está sobre la línea del Ecuador y Colombia tiene su acceso al mar Caribe sobre ella.

Ambos países son atravesados por la Zona de Convergencia Intertropical, donde confluyen los vientos alisios del noreste y sureste, que originan nubosidad con precipitaciones en su desplazamiento.

El paso de los huracanes sobre el norte del mar Caribe hace que la zona de Convergencia Intertropical se active.