Robot descubre qué esconden las alfombras: Estudio

Robot descubre qué esconden las alfombras: Estudio

¿A cuántas bacterias, células cutáneas o esporas fúngicas están expuestos los bebés que gatean en una alfombra? Para obtener la respuesta, un grupo de científicos a cargo de Brandon Boor, de la Universidad Purdue (EE.UU.), se apoyó de un robot que imitó los movimientos de un bebé.

El estudio publicado en la revista Environmental Science & Technology, dejó ver las consecuencias de cuando un bebé gatea sobre una alfombra. Por naturaleza, los movimientos del bebé agita cuanta suciedad se encuentre en el suelo y esto lo expone a un alto nivel de material biológico.

La cantidad de polen, células cutáneas, polvo y esporas fúngicas que acaba en los pulmones de los bebés es cuatro veces mayor que lo que inhalan los adultos al caminar por la misma superficie.

Aunque suene alarmante, Brandon Boor, el autor del estudio señala que la presencia de los microbios no es necesariamente algo malo para la salud de los pequeños.

Otros estudios han demostrado que la exposición inhalatoria a los microbios y partículas de alérgenos en aquella etapa de la vida desempeña un papel significante tanto en el desarrollo del pequeño.

Ciertos estudios revelaron que la presencia de altas concentraciones de diversos materiales biológicos puede disminuir la prevalencia del asma y distintos tipos de alergia en las posteriores etapas de la vida.