Surge un nuevo trastorno mental, culpa de Snapchat

Surge un nuevo trastorno mental, culpa de Snapchat

Según investigadores del Departamento de Dermatología de la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston, esta nueva tendencia es alarmante.

Un nuevo fenónemo conocido como “dismorfia de Snapchat” tiene sorprendidos a los doctores. Cada vez más personas llegan a las consultas de cirujanos plásticos pidiendo que los hagan lucir como en sus filtros de Snapchat e Instagram. Estas personas desean lucir como sus versiones pulidas por los filtros de estas redes sociales, que iluminan el rostro y borran todo rastro de arruga o imperfección. Estos filtros también pueden hacer que aparezcas con labios más voluptuosos, una nariz más fina y ojos más grandes.

Según investigadores del Departamento de Dermatología de la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston, esta nueva tendencia es alarmante. “Los selfies con filtro suelen presentar una imagen inalcanzable y están creando una línea borrosa entre la realidad y la fantasía de estos pacientes”, dijeron a la publicación JAMA Facial Pastic Surgery. Ver a sus celebridades favoritas usando estos filtros sólo añade presión y hace a estas personas más susceptibles a este inalcanzable ideal de belleza.

Esta condición es una versión del trastorno dismórfico corporal; quienes lo padecen se obsesionan con sus supuestos ‘defectos’ físicos. Neelam Vashi, profesora de dermatología de la Universidad de Boston y coautora del artículo dijo a The Washington Post que la cantidad de herramientas disponibles en redes sociales para editar y pulir ‘imperfecciones’ le dan una visión errónea a las personas de como deberían lucir. “A veces tengo pacientes que dicen: ‘Quiero que desaparezca cada manchita y quiero que las quite esta semana o mañana’ porque así se ven en una foto con filtro“, relató Vashi. “Eso no es realista, no puedo hacer eso”.


El cirujano plástico Daniel Maman habló con PEOPLE sobre el efecto de las redes sociales en la preocupación de sus clientes con su apariencia. Según él una ventaja de los filtros es que ahora muchos de sus clientes le traen fotos de ellos mismos con filtros para replicar ese look con tratamientos estéticos, en vez de traerle la foto de una celebridad y pedir parecerse a esa persona famosa.

“Ha sido una tendencia por varios años ya”, añadió Maman. “Obviamente mientras más la gente publique en redes sociales, más selfies se tomen y más conscientes estén de cómo lucen, más van a querer mejorar su apariencia”.