El ‘agujero de ozono’ ahora es más pequeño desde 1988

El 'agujero de ozono' ahora es más pequeño desde 1988
Imagen/NASA

Según informa ‘Live Science’, las temperaturas altas en la Antártida redujeron al mínimo el agujero en la capa de ozono desde 1988.

La capa de ozono es una sustancia cuya molécula está compuesta por tres átomos, a nivel de suelo es altamente tóxica, pero alta en la atmósfera, evita que los peligrosos rayos ultravioleta lleguen a la superficie de la Tierra.

En 1985, los científicos detectaron  sobre Antártida un agujero en la capa de ozono y se dieron cuenta que estaba siendo causado por el cloro y el bromo fabricados por el hombre, compuestos utilizados como refrigerantes.

Para 1987, se tomaron las medidas necesarias en la eliminación de estos productos químicos. A medida que estos gases abandonan la atmósfera, el agujero de la capa de ozono sana. Se espera que vuelva a su tamaño original en 2070.

Sin embargo, los científicos han descubierto que la variabilidad natural afecta esta curación. Esto se debe, a que las temperaturas altas en la estratosfera, permiten que el ozono permanezca más estable en la atmósfera, lo que significa que mantienen el agujero de ozono más pequeño año tras año.

El pasado 11 de septiembre la NASA realizó una medición para determinar la extensa máxima del agujero, determinando su tamaño en unos 19.6 millones de kilómetros cuadrados, 2.5 veces el tamaño de los Estados Unidos.

Eso fue más pequeño que en 2016, cuando la extensión máxima fue de 22,2 millones de km cuadrados, también un tamaño inferior al promedio. Según la NASA, la extensión máxima promedio del agujero de ozono desde 1991 se ha mantenido en alrededor de 10 millones de millas cuadradas (25,8 millones de kilómetros cuadrados).