Detectan señales extraterrestres que proceden de universo enano

Detectan señales extraterrestres que proceden de universo enano
Los investigadores de la Universidad de Cornell, en EE.UU. no esperaban que potentes emisiones procedieran de una galaxia pequeña

Compartir es demostrar interés

Un grupo de astrónomos descubrió que una misteriosa ráfaga ràpida de radio (FRB) procede de una lejana galaxia enana, según publicaron el pasado miércoles 4 de enero en la revista Nature.

El descubrimiento sorprendió a los investigadores del equipo de Shami Chatterjee, de la Universidad de Cornell, en Estados Unidos, ya que no esperaban que estas potentes emisiones de radiación procedieran de una galaxia tan pequeña.

El equipo, al que también pertenece Laura Spitler, del Instituto Max Planck de radio astronomía, presentò sus observaciones también en la conferencia anual de la Sociedad Estadounidense de Astronomía en Grapevine, en Texas.

Los astrónomos saben de la existencia de las FRB (Fast Radio Bursts, en inglès) desde hace 10 años. Se trata de breves emisiones de alta energìa y que aparecen de forma irregular en el cielo.

Hay varias ideas sobre la posible naturaleza de su origen: las ráfagas podrían producirlas agujeros negros masivos. Debido a su escasa duración, es muy difícil determinar su origen exacto.

Fuente de imagen: Sputnik News

Exactitud inigualable

El equipo de Chatterjee analizò con exactitud hasta ahora inigualable la única región del cielo en la que se pudieron observar FRB en varias ocasiones. Los científicos dirigieron las antenas del observatorio radioastronòmico estadounidense Karl G. Jansky Very Large Array (VLA) hacia el punto del cielo en el que el equipo de Spitler descubriò una FRB el 2 de noviembre de 2012 con el gran radiotelescopio de Arecibo (Puerto Rico) y que volviò a detectarse dos años después.

Las 27 radioantenas interconectadas del VLA detectaron nueve ráfagas. Asì pudieron determinar con una exactitud 200 veces mayor la posición exacta de FRB 121102, como se denominò al lugar del que provino la primera ráfaga registrada.

La galaxia està a 3 mil millones de años luz. Por tanto, las erupciones de radiación tienen que ser extremadamente potentes para ser detectadas claramente a tanta distancia.