El extraño acoso poltergeist de Michael Magee

El extraño acoso poltergeist de Michael
A la derecha, la silueta corporal de Michael. A la izquierda, el espectro del espíritu que acosa a Michael.

A continuación uno de los casos mejores documentados de acoso poltergeist en todo internet.

Comenzó en el año 2010 y desde entonces el británico Michael ha sido atormentado todos los días. Lo inusitadamente extraño de su caso sin embargo, es que Michael no está siendo atosigado por otros seres humanos. A él, presuntamente le hacen la vida imposible fuerzas más allá de su entendimiento. Él afirma pues que su casa está maldita.

Una de las primeras veces que llegó a comprobarlo fue cundo usaba el kinect de su consola Xbox 360. Kinect es un aparto que detecta tus movimientos para que puedas jugar sin la necesidad de controles o mandos. Para ello, el dispositivo tiene que hacer un escaneo general del área donde tu te sientas o te paras para jugar. Mira lo que el televisor de Michael registró.

Se mudó hace 7 años. Lo extraordinario, es que desde el primer vídeo que subió a su canal de YouTube hasta el último, podemos ver que Michael, quien se cataloga como “víctima de sucesos inexplicables”, ha envejecido.

Todo comenzó cuando empezaron a ocurrir cosas raras. Tanto fue así, que negándose a ser la tragicomedia del hombre que ve al sapo cantar pero que no puede mostrárselo a nadie mas, decidió hacer una inversión cableando su casa por completo.

Desde entonces, a través de los años, él afirma que no a parado de documentar evidencias paranormales.

Michael incluso ha sido referenciado en la prensa de su país, y ha asistido a numerosas entrevistas. Pero pasa que en el mundo de hoy, donde lo que es real no puede comprobarse ni con evidencia filmográfica; su caso, aunque popular no ha sido el acabose mediático que se hubiera originado hace años cuando estos temas eran mas delicados.

Michael por su lado dice estar sufriendo mucho lo que le sucede. Independientemente de sus esfuerzos por registrar archivo audiovisual de cada esquina de la casa, amigos, vecinos y la policía también han atestiguado que su situación es auténtica. Y que si no se muda, es porque simplemente el dinero no le da para comprar ni alquilar.

Michael asegura que todo esto es completamente real. Que los fenómenos que ocurren en su residencia son auténticos y que está abierto a toda investigación y/o escutriño que quiera hacerse.

Con información de Dross.