Un misterioso cementerio de la élite romana del siglo II sorprende a arqueólogos

Un misterioso cementerio de la élite romana del siglo II sorprende a arqueólogos

Los antiguos romanos hacían sus necrópolis cerca de las murallas de alguna ciudad, pero la urbe donde vivieron las personas enterradas en este lugar recién descubierto sigue siendo un misterio.

La construcción de una carretera en el sur de los Países Bajos dio un resultado inesperado: cerca de la ciudad de Bemmel se descubrió un gran cementerio de la élite romana, no registrado en ninguna fuente escrita, informa la Oficina de Obras Públicas (Rijkswaterstaat). El área de construcción fue estudiada previamente por arqueólogos, quienes encontraron una necrópolis que se remonta a los siglos II-III d.C. y está formada por un total de 48 tumbas, incluidas las de algunos niños.

El descubrimiento sorprendió a los científicos, ya que, en primer lugar, los restos estaban enterrados a una profundidad de solo 50 centímetros. Además, pertenecen a antiguos romanos ricos y nobles, pero hasta el hallazgo no se conocía la existencia de antiguos asentamientos romanos en esta zona.

Generalmente, los antiguos romanos localizaban sus cementerios cerca de las murallas de una ciudad. Por el momento, el lugar donde vivieron las personas enterradas en el espacio recién descubierto sigue siendo un misterio.

Los arqueólogos lograron recuperar muchos artefactos, incluyendo artículos de lujo: cerámicas costosas, espejos, tijeras, artículos de bronce e incluso un recipiente de vidrio, lleno de una fragancia.

El descubrimiento se realizó en febrero, pero las autoridades lo mantuvieron en secreto hasta principios de marzo para evitar que “ladrones de tumbas” se aprovecharan del hallazgo. Las labores arqueológicas ya concluyeron y los artefactos encontrados serán presentados a finales de abril en una exposición en Bemmel, antes de ser transportados al museo de la ciudad de Nimega.