¿Qué pasaría si Colón no hubiera llegado a América?

¿Qué pasaría si Colón no hubiera llegado a América?

Imaginemos por un momento, ¿qué pasaría si Colón no hubiera llegado a América? Si por alguna razón, hace más de 500 años, el navegante apoyado por la Corona española no hubiera tocado las costas de nuestro continente, estamos seguros que la historia del mundo sería otra.

Para contestar a dicha pregunta, el portal ruso ‘RT’ consultó al historiador venezolano Alejandro López, director del Museo Nacional de Historia, quien dió la vuelta al planteamiento respondiendo la pregunta con otra: Más bien, “¿Qué habría pasado con Europa si Colón no hubiera concretado su viaje?”.

“España estaba comenzando un proceso de reunificación” caracterizado por el matrimonio entre Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, en 1469, lo que implicó la expansión de ambos reinos, que comprendían distintos territorios ibéricos; además, en 1492 se producía el final de la ocupación musulmana de casi 800 años, así como la expulsión de los judíos de esas tierras.

El historiador afirma, por lo que de no haber llegado el navegante al continente, es posible que esta hubiera continuado su proceso expansivo hacia el norte de África y el Mediterráneo, “que eran sus enemigos recién vencidos”.

En su opinión, la invasión a “Las Indias” potenció el desarrollo de la Europa occidental. “De no haber sido así, Europa estuviera sumida en el oscurantismo”, expresa.

Las nuevas riquezas en Europa

El historiador venezolano señala aquella riqueza resultante de la explotación descontrolada de piedras preciosas, como las perlas, extraídas de la actual Venezuela; el oro de los incas, en Perú; la plata del Potosí, en Bolivia, y en Zacatecas y Guanajuato, en México. Sin eso, “no hubieran activado los ritmos mercantiles y preindustriales del siglo XV”, que fueron posibles “gracias a todo lo que se sacó de América”.

Tanta riqueza sacaron aquellos conquistadores, que según cuenta el intelectual uruguayo Eduardo Galeano, a manera de ejercicio de imaginación, que algunos bolivianos afirmaban que con toda la plata extraída de Potosí se hubiera podido construir un puente hasta España.

Además, de plata y oro, sin las nuevas tierras no hubieran permitido el deleite y el placer a Europa. “Esto es fundamental para entender, no le damos el valor que tiene al cacao, al azúcar y al tabaco, en la activación del sistema nervioso central”, asevera López.

La destrucción en América

La iconografía religiosa, los hábitos de adoración y el culto a un único Dios, fueron impuestos a los indígenas a través de las órdenes religiosas que llegaron al “Nuevo Mundo” en la llamada “guerra contra los infieles”.

“Esta pugna religiosa produjo tal vez los mayores efectos destructivos en América que la historia haya registrado”.

El otro problema era el “deseo de hacerse rico y la pulsión de dominio” como motivos del comportamiento de los extranjeros, y a la idea de que los índígenas eran inferiores y estaban a “medio camino entre los hombres y los animales”.

Según el escritor Tzvetan Todorov, en su libro ‘La Conquista de América’: es posible que durante la Conquista y la Colonia haya muerto por lo menos 90% de la población que existía en ese momento, es decir, unos 70 millones de personas. ¿Las causas? Asesinatos, maltratos y enfermedades hasta entonces desconocidas. “Ninguna matanza del siglo XX puede compararse con esta hecatombe”, escribe.

¿Cómo era América?

En la actual América “había un ritmo histórico intenso”, explica López. En Mesoamérica la cultura dominante era la azteca, “un imperio, entendido en los términos occidentales”, surgido de la alianza de Texcoco, Tlacopan y Tenochtitlan.

“Los aztecas iban más allá de la actual Centroamérica. Tenían opción de llegar hasta Panamá”, ante la decadencia de la cultura maya, ubicada en  Guatemala y sur de México.

Kilómetros más al sur, por la cordillera oriental de los Andes, en la actual Colombia, se encontraban los chibchas, “que tenían un florecimiento interesante en los años de la llegada de Colón” y que, en opinión de López, pudieran haber llegado hasta el itsmo de Panamá, buscando una salida marítima hacia el Atlántico.

En los Andes también se encontraban los incas, “el sistema social, político y administrativo más eficiente que existe en la América preinvadida”, que según el director del Museo Nacional de Historia venezolano posiblemente hubiera llegado a la pampa argentina.

Por otra parte, los caribes “estaban dominando los mares y la costa norte de Venezuela, Brasil, Guyana y Surinam”.

En cuanto a EE.UU., López cree que igualmente hubiera sido tocado por la cultura centroamericana o por las potencias nórdicas, en el caso de que no hubieran llegado los ingleses.

Desde su punto de vista, América Latina hubiera sido un mundo mesoamericano, “porque era el que tenía las mayores áreas de influencia y posibilidades de expansión”.