Satélites espías reconstruyen sitios arqueológicos desaparecidos en Oriente Medio

Los nuevos datos ayudan a los arqueólogos paisajistas a comprender la distribución de las poblaciones en la región a lo largo del tiempo.

Los nuevos datos ayudan a los arqueólogos paisajistas a comprender la distribución de las poblaciones en la región a lo largo del tiempo.

En la década de 1960 EE.UU. lanzó sus primeros satélites espías secretos, llamados ‘Corona’, cuyas cámaras obtuvieron imágenes de la superficie de la Tierra nunca vistas hasta entonces. Más de medio siglo después, las imágenes que captaron los Corona se han desclasificado y actualmente sirven para un nuevo propósito ya que, además de descubrir los secretos militares de los enemigos, proporcionan a los arqueólogos una importante ventana al pasado, informa Live Science.

Ahora los científicos están utilizando imágenes satelitales captadas hace dos décadas en Medio Oriente para reconstruir sitios arqueológicos que desaparecieron hace muchos años, ya sea borrados por la urbanización, la expansión agrícola o el crecimiento industrial, informaron los investigadores en diciembre en la reunión anual de la Unión Americana de Geofísica (AGU, por sus siglas en inglés).

De acuerdo con los investigadores, comparando estas imágenes ‘de espía’ con fotos satelitales más recientes, pueden rastrear asentamientos y sitios históricamente importantes que desde entonces han quedado ocultos o han sido destruidos.

Corona Atlas

Una aplicación en línea gratuita que corrige la distorsión de las imágenes de muy alta resolución en largas tiras de película en el sistema de cámaras de los satélites hace que el análisis de estas fotos sea más fácil que nunca, dijo el profesor del departamento de geociencias de la Universidad de Arkansas y líder del proyecto de corrección de imágenes, Jackson Cothren.

Posteriormente, la herramienta denominada Sunspot produce archivos corregidos que se pueden conectar al ‘software’ de mapeo. Los investigadores utilizaron Sunspot para construir el Corona Atlas, una base de datos de imágenes del satélite corregidas disponibles para el uso científico.

Las imágenes de los Corona sobre Oriente Medio fueron de particular interés para los arqueólogos, debido a los dramáticos cambios que ha experimentado desde la década de 1960 esta región de importancia histórica, señala Cothren. Gracias a Corona Atlas, los científicos han podido redescubrir antiguos asentamientos que se habían perdido. Desde el inicio del proyecto, el número de sitios arqueológicos mapeados en Oriente Medio prácticamente se ha multiplicado por 100.

“Hemos podido cartografiar decenas de miles de sitios: la Edad de Bronce, la Edad Romana. Y los hemos clasificado de una manera que ayuda a los arqueólogos paisajistas a comprender la distribución de las poblaciones a lo largo del tiempo”, explica Cothren.

Las imágenes de Corona corregidas también se pueden usar para rastrear los cambios en el paisaje causados ​​por el cambio climático, como los patrones de drenaje en el Ártico en forma de permafrost derretido, dijo Emma Menio, una investigadora y candidata doctoral en geología en la Universidad de Arkansas.

En ES interesante |