Un ancestro humano se extinguió debido a su pereza

Los científicos explican que para fabricar herramientas utilizaban cualquier piedra del entorno, de baja calidad, mientras que a poca distancia de su campamento había "un gran afloramiento rocoso con piedra de mejor calidad". Sin embargo, señala Ceri Shipton, en lugar de ir hasta allí "simplemente usaban los trozos que habían caído y que yacían en la parte inferior". "Sabían que el afloramiento estaba allí, pero debido a que tenían suficientes recursos adecuados, parece que pensaron: '¿para qué molestarse?'", agrega el investigador. Esta estrategia se diferencia de otros fabricantes de herramientas de piedra posteriores, como el Homo sapiens o los neandertales. Además, el estudio apunta que les afectó la falta de progreso tecnológico. "No solo eran perezosos, sino que también eran muy conservadores", destacó Shipton. "Su entorno circundante cambiaba, pero estaban haciendo exactamente lo mismo con sus herramientas, no hubo ninguna progresión en absoluto", dijo. El especialista resume que los representantes de Homo erectus "en realidad no parecen haber hecho esfuerzos" ni eran "exploradores que miraban hacia el horizonte". "No tenían la misma sensación de asombro que nosotros", agregó.

Los Homo erectus “no parecen haber hecho esfuerzos” ni tampoco eran “exploradores que miraban hacia el horizonte”, observa un investigador australiano.

El Homo erectus, considerado como un ancestro humano directo, se extinguió, en parte, debido a su “pereza”, según establece un nuevo estudio a cargo de un equipo de la Universidad Nacional Australiana.

Según recoge el portal Phys.org, excavaciones en antiguas poblaciones humanas en la Península Arábiga muestran que esos humanos arcaicos solían recurrir a la estrategia “del menor esfuerzo” en lo que se refiere a la fabricación de herramientas y recolección de recursos. Este factor, en combinación con la incapacidad para adaptarse al clima cambiante, pudo influir en su extinción, sugiere el equipo liderado por el investigador Ceri Shipton.

Los científicos explican que para fabricar herramientas utilizaban cualquier piedra del entorno, de baja calidad, mientras que a poca distancia de su campamento había “un gran afloramiento rocoso con piedra de mejor calidad”. Sin embargo, señala Ceri Shipton, en lugar de ir hasta allí “simplemente usaban los trozos que habían caído y que yacían en la parte inferior”.

“Sabían que el afloramiento estaba allí, pero debido a que tenían suficientes recursos adecuados, parece que pensaron: ‘¿para qué molestarse?'”, agrega el investigador. Esta estrategia se diferencia de otros fabricantes de herramientas de piedra posteriores, como el Homo sapiens o los neandertales.

Además, el estudio apunta que les afectó la falta de progreso tecnológico. “No solo eran perezosos, sino que también eran muy conservadores”, destacó Shipton. “Su entorno circundante cambiaba, pero estaban haciendo exactamente lo mismo con sus herramientas, no hubo ninguna progresión en absoluto”, dijo.

El especialista resume que los representantes de Homo erectus “en realidad no parecen haber hecho esfuerzos” ni eran “exploradores que miraban hacia el horizonte”. “No tenían la misma sensación de asombro que nosotros”, agregó.