Le quitan hasta los calsetines: Deportan a comediante Carlos Bonavides de USA

Le quitan hasta los calsetines: Deportan a comediante Carlos Bonavides de USA

Compartir es demostrar interés

Deportan a comediantes Carlos Bonavides junto a Maribel Fernández “La pelangocha” y Yared Licona “La Wanders Lover”.

Los comediantes mexicanos fueron humillados y deportados de Estados Unidos en el aeropuerto de Houston texas.

Supuestamente el motivo de la deportación, explica el actor Pepe Magaña, fue que “asistirían a un cumpleaños pero ya los estaban esperando con alguna publicidad del restaurante donde iban a participar en esta fiesta y con ese motivo les quitaron sus visas de turista y los regresaron a México” explicó.

Carlos Bonavides recibió una invitación de parte de uno sus amistades donde harían un espectáculo y gratis “era el cumpleaños de un amigo que tiene un restaurante llamado ‘El Cabrito’; el hizo una publicidad como si fuera a dar un evento público, tratamos de explicar por todos los medios que no íbamos a trabajar por que no recibiríamos ningún pago que solo sería un show como obsequio por el cumpleaños de su amigo pero migración se negó a comprender la explicación. Recibimos un trato nada grato” comentó el actor y comediante Mexicano.

Desafortunadamente por la persona que realizó dicha publicidad se produjo un mal entendido. Fue cancelada la visa como turista en ese momento. No podrán regresar dentro de cinco años a Estados Unidos y a esto se le suma la humillación, el maltrato y vergonzoso momento.

Te puede interesar: Las 10 personas màs ricas de América Latina

Como todos sabemos para ir a trabajar a Estados Unidos se necesita pedir un permiso independientemente de la visa. Pero la cancelación de visa para con los comediantes parece ser exagerado. Cuentan que los tuvieron más de seis horas detenidos en un cuarto “me pidieron poner las manos en la pared como un criminal y me quitaron hasta los calcetines” dijo el comediante.

Los comediantes solo asistirían a la fiesta como invitados y lo peor de todo es que aún ellos no habían salido del aeropuerto, así que no cometieron ningún delito y la cancelación de sus visas está por demás, con regresarlos a México hubiera bastado.

Una vez más se demuestra que la política migratoria estadounidense esta profundamente equivocada.