Bacterias podrían ser causantes de la obesidad: Estudio

Bacterias podrían ser causantes de la obesidad: Estudio

Un nuevo estudio de un grupo de científicos de EE.UU. ha descubierto que unas bacterias que se propagan por el intestino delgado estimulan la digestión y absorción de grasas, lo que puede llevar a la obesidad y a enfermedades cardiovasculares.

En su trabajo, los investigadores sometieron a ratones a una dieta rica en grasas. Los animales que tenían en su intestino delgado una bacteria especial de la familia Clostridiaceae –tanto producida naturalmente por el cuerpo por la dieta, como introducida artificialmente– demostraron tasas más altas de absorción y digestión de grasas.

Asimismo, en los intestinos de los roedores disminuyeron las cantidades de bacterias de las familias Bifidobacteriacaea y Bacteriodacaea, que a menudo se asocian con la delgadez.

“Nuestro estudio es uno de los primeros en demostrar que los microbios específicos del intestino delgado regulan directamente tanto la digestión como la absorción de lípidos”, comentó Eugene B. Chang, profesor de medicina de la Universidad de Chicago Medical Center y uno de los autores del estudio.

“Esto podría tener aplicaciones clínicas significativas, especialmente para la prevención y el tratamiento de la obesidad y de enfermedades cardiovasculares”, agregó, señalando que la influencia negativa de las bacterias en la absorción de grasas incluso “puede afectar a órganos extraintestinales como el páncreas”.

Científicos mexicanos llegan a una alarmante conclusión

En un comunicado, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) explicó que investigadores del Instituto Nacional de Medicina Genómica (Inmegen) y de la Facultad de Química de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) analizaron a 138 niños de entre seis y 12 años de edad, 67 de ellos con peso normal y 71 con obesidad.

Los científicos encontraron que la bacteria Bacteroides eggerthii era más abundante en niños con obesidad y que, por el contrario, una especie aún no clasificada de la familia bacteriana Christensenellaceae tenía mayor presencia en niños con peso normal.

Aclararon que estos resultados no significan que las bacterias causen o protejan de la obesidad a los niños, pero serían una herramienta para indagar si estos organismos inciden o no en el desarrollo de esta problemática.

Blanca Estela López Contreras, investigadora de la Unidad de Genómica de Poblaciones Aplicada a la Salud de UNAM/Inmegen, quien participó en el estudio, dijo que esto también puede servir para generar recomendaciones alimentarias. “Desde las cantidades adecuadas para el consumo de fibra, hasta la suplementación con cierto tipo de probióticos y prebióticos”, detalló.

Pese a estas investigaciones, López señaló que aún no saben cómo estas bacterias influyen en el aumento de peso o la acumulación de grasa, aunque sospechan que algunas bacterias estarían asociadas con una mayor extracción energética de los alimentos, pero no están seguros de cómo es que esto sucede.

La investigadora explicó que estas bacterias encontradas en el organismo de niños mexicanos con obesidad no es exclusiva del país, pues ya se habían relacionado estos microorganismos en niños del Reino Unido.

El sobrepeso y la obesidad afectan a siete de cada diez adultos en México. Un problema que ha saltado generaciones, pues tres de cada diez niños en edad escolar sufren de obesidad o sobrepeso.

Estos trabajos podrían abrir nuevos caminos a elaboración de procedimientos para combatir la obesidad, que podrían incluir la inhibición de bacterias que estimulan la absorción de grasas y el aumento de microorganismos que impiden la digestión de lípidos.