Un tratamiento asequible para la hepatitis C ofrece nueva esperanza

Un tratamiento asequible para la hepatitis C ofrece nueva esperanza

El alto costo de los medicamentos altamente efectivos minizaba las opciones de quienes padecen esta enfermedad.

Unos científicos de la Iniciativa Medicamentos para Enfermedades Olvidadas (DNDi, por sus siglas en Inglés) han logrado que un nuevo tratamiento seguro y eficiente contra la hepatitis C que resulta mucho más económico: 3,50 dólares diarios, unos 300 por tres meses.

Ese equipo de investigadores asegura que su método tiene una tasa de curación muy alta —igual o mayor que otras iniciativas que cuestan miles de dólares— y podría ofrecer esperanza a millones de personas con pocos recursos que padecen esa enfermedad.

El tratamiento consta de 12 semanas en la que las personas combinarían la ingesta de dos tipos de comprimidos —el recién sintetizado Ravidasvir y el ya utilizado Sofosbuvir— y logra una efectividad del 97 %. En los casos más difíciles, como personas con el VIH o cirrosis hepática, también mostró una tasa de curación del 96 % y el 97 % respectivamente.

El director ejecutivo de la DNDi, Bernard Pécoul, asegura que “es comparable a las mejores terapias contra la hepatitis C disponibles” y confía en que se convierta en una opción para países que no pueden pagar los altos precios que establecen farmacéuticas estadounidenses como Gilead y AbbVie, con tarifas promedio de 80.000 dólares.

Esos costos varían en todo el mundo, pero en Estados Unidos tienden a ser más altos. Por ejemplo, el tratamiento Harvoni de 12 semanas cuesta 94.500 dólares, indica Newsweek.

La hepatitis C es una infección viral transmitida por vía sanguinea que puede provocar cirrosis hepática, cáncer y hasta costar la vida. Ese mal afecta a más de 71 millones de personas en todo el mundo y causa 400.000 muertes al año. Hasta el momento, el alto precio de los medicamentos altamente efectivos provocaba que menos de tres millones de personas pudieran beneficiarse de ese remedio.

Picadura de pez podría propagar VIH y Hepatitis C

Según una guía de la Agencia de Protección a la Salud de Reino Unido, aunque el riesgo es muy bajo, existe la probabilidad para los usuarios de la ictioterapia el contagio de VIH o Hepatitis C por medio de la pedicura de un pez de origen turco llamado Garra rufa.

Según la Agencia, el agua del tanque donde viven estos peces contiene microorganismos que podrían traer problemas de bacterias. Por otro lado, si un usuario está infectado de un virus como el del VIH o el de la Hepatitis, existe un riesgo mínimo de que los peces contagien a otro cliente:

Según un miembro de la Agencia:

“Cuando se siguen los procedimientos de higiene correctos, el riesgo de infección es muy bajo. Pero si no, existe la posibilidad de contraer varias infecciones, esto incluye al VIH y la hepatitis”

Para disminuir riesgos, lo mejor es limpiar las peceras antes de que entre un nuevo cliente, y corroborar que los clientes no tienen cortes o heridas abiertas en los pies antes de entrar en contacto con el agua y los peces.

En Reino Unido existen cerca de 280 centros especializado en ictioterapia. Se recomienda usar aquellos que cumplan con todos los requerimientos de la Agencia de Protección a la Salud.