AMOLED, P-OLED, OLED y LCD: ¿Cuales son las diferencias entre los tipos de pantalla?

AMOLED, P-OLED, OLED y LCD: ¿Cuales son las diferencias entre los tipos de pantalla?

No hay ninguna duda de que la pantalla es uno de los componentes más importantes en un smartphone, uno de los que pueden hacer decantarse, o no, a un usuario.

Como habrás podido comprobar al echar un vistazo a las especificaciones de algún dispositivo, existen tres tecnologías habituales. LCD, OLED y AMOLED. ¿Cuáles son sus diferencias?

Pantallas LCD

Nos encontramos ante la tecnología más común, que reina en todo tipo de dispositivos, normalmente de gama media y baja. ¿El motivo? Son las más baratas de fabricar. Estas siglas, LCD, provienen de las palabras Liquid Crystal Display, por lo que hablamos de un cristal líquido.

Como leemos en AndroidPIT, existen dos tipos de pantallas LCD, las IPS y las TFT, pero se basan en la misma tecnología. Los píxeles serán los encargados de modificar una fuente de luz que llega hasta ellos, haciéndola variar y creando los diferentes colores. Estos suelen ajustarse bastante a la realidad, aunque en ocasiones puede hablarse de tonos demasiado apagados.

Los negros no son tan oscuros ni tan profundos como los de los paneles OLED, de los que hablaremos a continuación, pero los blancos si que resultan más exactos. Por otro lado, estos paneles también son capaces de dar un mayor brillo máximo.

El principal punto negativo de las pantallas LCD está precisamente en esa fuente de luz, que requiere bastante energía para funcionar. Los píxeles tampoco descansan, traduciéndose todo el proceso en un importante gasto de batería. Como podrás imaginar, no son las más eficientes. Dispositivos como el Xiaomi Mi A2, el BQ Aquaris X2 y el , montan pantallas con tecnología LCD.

Pantallas OLED

Esta tecnología es la que podemos encontrar en la gran mayoría de dispositivos de gama alta, en los terminales más top. Estos paneles funcionan de manera bastante distinta a los LCD, ya que en lugar de contar con una gran y única matriz, hablamos de diodos, pequeños dispositivos que generan luz, y que darán color a cada uno de los píxeles.

Como apuntan desde Android Authority, cada píxel cuenta con su propio diodo emisor de luz, lo que conocemos como LED, por lo que estos pueden encenderse con más potencia. Además, se trata de una tecnología más eficiente. Puede otorgarnos negros puros, en los que los píxeles se encuentran totalmente apagados, ahorrando así batería.

Los colores emitidos por estos paneles son bastante más saturados que los de una pantalla LCD, por lo que son experimentados como mucho más vívidos, a veces incuso irreales. Respecto a los blancos, tienden a amarillear, y no se muestran tan puros.

Dispositivos como el Huawei P20 Pro, el Samsung Galaxy Note 9 o el OnePlus 6 cuentan con pantalla OLED. Sin embargo, dentro de la tecnología OLED podemos encontrar diferentes exponentes.

AMOLED y P-OLED

Su propio nombre lo indica, estamos ante dos tipos de pantalla que utilizan la tecnología OLED. Entonces, ¿dónde están las diferencias?

En el caso de las AMOLED, que podemos encontrar en terminales como los de Samsung, deben sus siglas, AM, a los términos Active Matrix, que se refieren a la forma en la que la pantalla es controlada. De esta manera, cada píxel será iluminado sólo cuando se active electrónicamente.

¿Y qué hay de las P-OLED? Estos paneles deben la letra P al plástico con el que son fabricados. Esto permite que sean más delgadas y moldeables. Su tecnología, por tanto, sigue siendo la OLED más tradicional. Los Pixel de Google son un ejemplo de terminales con pantalla P-OLED.