La nueva marca de Xiaomi traerá teléfonos de gama alta a precio de derribo: POCO

La nueva marca de Xiaomi traerá teléfonos de gama alta a precio de derribo: POCO

Hoy anuncian la submarca POCO, una nueva compañía que operará de manera independiente a la primera.

Xiaomi es una de las marcas más reconocidas del panorama nacional e internacional, escalando puestos en número de ventas de dispositivos por la gran combinación entre calidad y precio que ofrecen sus equipos.

Pero como nunca es suficiente, hoy anuncian la submarca POCO, una nueva compañía que operará de manera independiente a la primera pero con su respaldo y su nombre para hacer las veces de aval.

¿El objetivo? Atacar al segmento más alto del mercado pero sin renunciar a hacer gala de unos precios que no se acerquen a los del resto de marcas más tradicionales.

Así lo expresa Jai Mani, el CEO de la compañía, a través de un breve comunicado en Twitter, donde confiesa que en la compañía no se siente identificados con los teléfonos “que superan la marca de los 1.000 dólares” en lo que resulta toda una declaración de intenciones.

De igual manera, destaca el poder de decisión que tendrá la marca sobre sus propias acciones, pero que hará uso de la infraestructura y cadenas de producción de Xiaomi para “asegurar la máxima calidad”.

POCOPHONE F1

El primero de los productos de POCO será, previsiblemente, el POCOPHONE F1, un teléfono del cual lleva ya oyéndose durante las pasadas semanas y que se espera que sea presentado próximamente.

Será, si atendemos a los rumores e información filtrada, un teléfono que no tendrán demasiado que envidiar a los últimos dispositivos que Xiaomi ha lanzado al mercado, siendo incluso superior a ellos en determinados aspectos.

El POCOPHONE F1 apunta a ser el quinto terminal de Xiaomi con el Snapdragon 845 de Qualcomm en su interior –incluido en todo los gamas alta de Android en 2018–, después de que ya lo viéramos en el Mi 8, en su variante Mi 8 Explorer, en el gaming Black Shark y en el Mi MIX 2S. Lo acompañarían 6 GB de memoria RAM y un almacenamiento interno que oscilaría entre los 64 y los 128 GB, dependiendo del modelo.

Su cuerpo sería de aluminio –una de las bondades que permitiría reducir su precio– en lugar de cristal, por lo que no contaría con carga inalámbrica, pero sí rápida para una batería que se estima que sea de 4.000 mAh, superando ampliamente los 3.400 mAh del Mi 8.

Contaría con un panel LCD IPS en lugar de OLED –otra de las razones por las que sería más barato– cercano a las 6 pulgadas coronado por un notch en el que se alojaría una cámara para autorretratos de 20 megapíxeles con desbloqueo facial y tecnología Super Pixel. En la parte trasera, la combinación sería dual de 12 + 5 megapíxeles, integrando la misma tecnología.

Por el momento, se desconoce qué precio tendrá, pero todo apunta a que podría rondar los 400 euros.

Hipertextual