Volvo Buses y WWF desarrollan autobús híbrido-eléctrico que en pocos años podría circular en CDMX

El transporte público es el principal generador de gases efecto invernadero, así que para contrarrestarlos, Volvo Buses y WWF presentaron este modelo híbrido-eléctrico.

Volvo Buses y WWF desarrollan autobús híbrido-eléctrico que en pocos años podría circular en CDMX

Compartir es demostrar interés

En los últimos años ha aumentado la temperatura global debido a las actividades humanas. Y el transporte público es el principal generador de gases efecto invernadero (GEI). De acuerdo con el inventario de 2013 del Instituto Nacional de Estadística y censos (INEC), un 50% de las emisiones provienen de este sector. Para contrarrestar estos efectos, Volvo Buses y WWF presentaron un nuevo modelo híbrido-eléctrico que en pocos años ya podría circular en México.

Este modelo reducirá los tiempos de traslado promedio y los efectos dañinos a la salud 

Este nuevo modelo de autobús pretende reducir los principales problemas que se atribuyen al transporte: la mala calidad del aire, por ende, los efectos nocivos a la salud de los ciudadanos, y el tráfico. De acuerdo con Cynthia Menéndez, coordinadora de ciudades sustentables del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés), al ser un híbrido, este autobús casi no genera emisiones de dióxido de carbono, pues intercala un motor de combustión con uno eléctrico. Además, al tener una capacidad para 130 pasajeros, permite reducir los tiempos de traslado que, según estadísticas, es de cuatro horas promedio en las grandes ciudades.

“WWF busca la promoción de estrategias de movilidad urbana sustentable en donde el sistema de transporte sea limpio, ordenado, asequible, accesible y equitativo para los ciudadanos”, asegura Menéndez.

Bajo ese concepto, estos autobuses podrían competir para circular en el corredor Eje 8 Sur de la CDMX, el cual tendría una extensión de más de 23 kilómetros y pasaría por la avenida José María Rico, Av. Popocatépetl y calzada Ermita Iztapalapa. En él operarían entre 80 y 100 unidades; por ahora sólo falta la aprobación del gobierno.