Canadá sospecha que bajo el hielo del Ártico puede haber preciados recursos naturales

Para asegurar su presencia en el ártico, el gobierno canadiense ha empezado a trabajar con drones capaces de funcionar en condiciones extremas

Canadá busca con drones, preciados recursos naturales en el entorno extremo del Àrtico

Compartir es demostrar interés

El polo norte es uno de los lugares más remotos del planeta. A pesar de su entorno extremo, hay disputas sobre a quién pertenece, pues tal vez haya preciados recursos naturales bajo el hielo. Para asegurar su presencia en el ártico, el gobierno canadiense ha empezado a trabajar con drones capaces de funcionar en condiciones extremas.

Los exploradores han muerto por las bajas temperaturas de la zona, y los drones normales probablemente sufrieran el mismo fin. Uno de los mayores problemas a superar, si los drones van a explorar el ártico, es el de la dirección. En el polo norte el uso del GPS es problemático. Para que un dron navegue la región con éxito necesita una “corona” de satélites en la posición adecuada que le proporcione los datos de localización.

Tras haber resuelto el problema de la navegación, el dron tiene que sobrevivir al frío. Con temperaturas de unos -40 °C, las reacciones en las que se basan sus baterías se ralentizan a la velocidad de un caracol. Pero no solo son las frías temperaturas lo que detiene el vuelo: la niebla también supone una barrera.

En el ártico las nubes y la niebla pueden sufrir hielo estructural, la acumulación de una capa de hielo sobre la superficie del dron es, obviamente, un serio obstáculo. Los aviones y helicópteros pueden solucionar el problema porque son lo suficientemente grandes como para llevar un equipo de descongelación, pero no los pequeños drones.

El proyecto del gobierno canadiense se halla aún en su primera etapa, pero parece ser que los drones ayudarán en misiones dirigidas por un equipo humano.