El misil ruso ‘Avangard’ supera 20 veces la velocidad del sonido

El misil ruso 'Avangard' supera 20 veces la velocidad del sonido

Rusia ha iniciado la producción en serie del novísimo misil hipersónico Avangard, capaz de superar 20 veces la velocidad del sonido, ha confirmado el viceministro ruso de Defensa a cargo de armamento y materiales, Yuri Borísov.

Asimismo, el Ministerio de Defensa ruso ha dado a conocer que ha firmado el contrato para la fabricación de dichos misiles, confirmando la información al respecto que circulaba anteriormente.

“No es ningún ‘bluff’, son cosas reales”, ha asegurado Borísov en una entrevista con el periódico Krásnaya Zvezdá. También ha señalado que el Ejército ruso cuenta con sistemas láser que permiten “desarmar al potencial enemigo e impactar contra los blancos designados”.

Con respecto al sistema de misiles Avangard, el viceministro de Defensa ha detallado que los militares rusos tuvieron que esforzarse a la hora de crear el arma debido a las altas temperaturas en la superficie del bloque de combate. “En verdad vuela en el plasma. Por eso el problema de manejo de este objeto y las cuestiones de defensa eran muy agudas, pero hallamos las soluciones”, ha indicado Borísov.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, en su discurso del 1 de marzo, ya mencionó la producción en serie de los Avangard. Esta velocidad vertiginosa hace que la superficie del Avangard alcance temperaturas de entre 1.600 y 2.000 ºC en el momento en que el misil “se acerca al objetivo, como un meteorito, como una bola de fuego”, según dijo el mandatario.

El exitoso ensayo de otro misil hipersónico, el Kinzhal

Este sábado el Ministerio de Defensa ruso dio a conocer que las Fuerzas Aeroespaciales de Rusia llevaron a cabo una prueba de un misil hipersónico aerobalístico del nuevo sistema aéreo Kinzhal (Daga, en español).

El proyectil vuela a velocidad hipersónica 10 veces superior a la del sonido y puede burlar todos los sistemas existentes de defensa antiaérea y antimisiles, impactando con ojivas nucleares y convencionales objetivos a distancias de hasta 2.000 kilómetros, según Putin.

Fuente