Una flotilla de taxis voladores para Dubai y Dallas en 2020

La compañía Uber anuncia que en tres años pondrá en marcha su servicio de taxis aéreos en Dallas y Dubái.

Los coches voladores dejarán de ser un mero recurso de las películas de ciencia ficción en tres años. La compañía de transporte estadounidense Uber ha confirmado que su servicio de taxis aéreos bajo demanda, conocido como Elevate, arrancará en 2020, con las primeras pruebas en Dubái y Dallas.

El anuncio fue realizado por Jeff Holden, jefe de producto de Elevate, durante la Cumbre Uber Elevate, celebrada en Dallas (EE.UU.) Holden, además, ha asegurado que estos taxis serán eléctricos y se cargarán en unos intercambiadores bautizados como Vertiports.

Con esta iniciativa, Uber, valorada en 68.000 millones de euros, pretende reinventar la movilidad en las ciudades con un transporte que producirá cero emisiones y que será prácticamente inaudible. Otro dato importante es que los taxis voladores despegarán y aterrizarán verticalmente, lo que minimizará el espacio necesario para ponerlos a funcionar.

Durante la presentación, el responsable de la compañía ha estimado que los taxis aéreos podrán recorrer la distancia de Marina, en San Francisco, a San José (casi cien kilómetros) en solo quince minutos, en comparación con las casi dos horas que se requiere en transporte por carretera.

Para hacer este proyecto posible, Uber acaba de sellar un acuerdo con la compañía brasileña Embraer, el tercer mayor fabricante de aviones comerciales del mundo. Además, se ha unido a varias firmas del sector como Bell Helicopter, Aurora, Pipistrel y Mooney, así como con ChargePoint, el fabricante estadounidense de estaciones de carga de vehículos eléctricos.

Hasta la fecha, la compañía ya ha probado el servicio de vehículos compartidos (UberPool) y está experimentando con los coches autónomos, al igual que otros gigantes tecnológicos y empresas del sector de la automoción. Sin embargo, a más largo plazo, Uber espera que el precio de acceder a vehículos aéreos reduzca incluso el número de coches en propiedad.

Vía RT