Las raras señales de radio nacen más cerca de la Tierra de lo que se creía

Las raras señales de radio nacen más cerca de la Tierra de lo que se creía

El Instituto Nacional de Ciencias de Australia está enfocando los telescopios a la galaxia ESO 601-G03 para esclarecer de qué parte provienen las enigmáticas ráfagas espaciales recientemente detectadas.

Una investigación de científicos australianos de la Universidad de Tecnología de Swinburne ha revelado que una de las 19 ráfagas rápidas de radio (FRB, por sus siglas en inglés) cuya detección fue anunciada la semana pasada se origina a una distancia más cercana que nunca de la Tierra.

Según los investigadores, la fuente de dicha ráfaga se originaría a menos de 100 millones de años luz, lo que en términos astronómicos se situaría bastante cerca de nuestro planeta. Lo más probable es que la así denominada FRB 171020 provenga de la galaxia ESO 601-G036 ubicada a 120 millones de años luz de la Tierra. Su características —tamaño, abundancia de oxígeno, velocidad de formación de estrellas, etc.— son similares a las de la galaxia Auriga, en la que también se ha identificado con exactitud un FRB. Sin embargo, Auriga se encuentra a una distancia de 2,4 mil millones de años de luz, casi veinte veces más lejos.

El equipo de Elizabeth Mahony, del Instituto Nacional de Ciencias de Australia, está enfocando los telescopios hacia ESO 601-G03 con la esperanza de esclarecer de qué parte de galaxia provienen las enigmáticas señales del espacio exterior. “Entonces podríamos ser capaces de resolver el misterio de las causas de estas rápidas ráfagas de radio”, dijo Mahony a New Scientist.

Hasta ahora, la poca repetividad de las FRB ha impedido examinar con detenimiento su origen, por lo que poco o nada se sabe de su procedencia.

Algunos científicos contemplan la hipótesis de la naturaleza alienígena de este fenómeno cósmico. Los científicos Manasvi Lingam y Avi Loeb, del Centro Smithsonian de Astrofísica de la Universidad de Harvard, apuntan la hipótesis de que las FRB podrían tratarse de señales de radio usadas como balizas por extraterrestres .

Vladímir Surdín de la Facultad de Física de la Universidad Estatal de Moscú baraja una teoría parecida. “La naturaleza de las FRB es desconocida y ni siquiera está claro si son de origen inteligente o natural. Aunque sean de procedencia natural, se trata de un fenómeno nuevo en la naturaleza, porque anteriormente no las habíamos registrado. No obstante, no descarto que se trate de una manifestación de una civilización”, comentó a Rebublic.

La primera ráfaga rápida de radio, FRB 010724, fue detectada en el año 2007 por un grupo de científicos de la Universidad de Virginia Occidental, Estados Unidos, mientras observaban los datos recopilados por el telescopio australiano Parkes en 2001. Desde entonces, este fenómeno cósmico ha pasado a ser uno de los principales enigmas astrofísicos.

En ES interesante | Astrónomos detectan nuevas y extrañas señales “desde el otro lado del Universo”